Blog-Novela

Blog-Novela

martes, 25 de marzo de 2014

Capítulo 3: El Charro Negro






Esa noche la de la aparición fantasmagórica yo acababa de apagar la radio, no quise levantarme de la cama, y sólo jalé la mano para desenchufar el cable. Misifú me hacia compañía, se encontraba cerca de mis pies. El cuarto estaba muy oscuro, pero no me molestó, pues necesitaba descansar de mis ojos por tanta lectura diaria.

Estiré mis piernas a lo largo de la cama, cerré mis ojos y ya estaba preparada para domir cuando comenzó a escucharse mucho viento. El viento tenía un sonido espeluznante, y yo que acababa de escuchar relatos de terror de la gente que hacía llamadas al programa de radio de La Mano Peluda, sentí un escalofrío tremendo. Ese miedo se lo transmití a Misi, pues de estar al borde de la cama, se acurruco muy cerca mío.


Las ventanas y los vitrales de la casa eran sacudidos por el viento. Mis papás y hermanos estaban ya dormidos. Me mantuve alerta, con los ojos bien abiertos. El viento tenía voz propia, creí que también silbaba. Y de pronto se escuchó un tronido muy fuerte en la planta baja. Yo agarré las sabanas y me tapé la cabeza, como si las sábanas fueran a defenderme. Temblé bajo de ellas. De pronto, se escuchó el rechinido de mi puerta, alguien la había abierto. El corazón me palpitaba a mil por hora. Tuve la esperanza de que fuera mi madre, la que la había abierto. Pero para mi sorpresa no era ella.


La puerta de mi cuarto se abrió completamente. Supuse que fue por el viento. Alcé mis ojos hacia el pasillo que daba a los demás cuartos. Me levanté de la cama y por unos minutos me pare detrás de mi puerta abierta. Y fue al final del corredor que vislumbré una silueta negra, medía como dos metros, y vi una especia de sombrero, un sombrero de charro. Quise gritar, pero no pude emanar grito alguno. Misi estaba a un lado mío y comenzó a 'esponjarse' a ponerse en guardia. Pero esa silueta estaba parada afuera del cuarto de Eddy y traspasó la puerta. En ese momento corrí a mi cama, Misi también corrió. Y de nuevo bajo las sábanas pedí a Dios que me protegiera, que protegiera a mis padres y a mis hermanos, pues eso que yo había visto, no era de este mundo.


No supe a qué hora me dormí, o si acabé rendida de tanto orar. Mi mamá se encontraba en la cocina, y le pregunté qué por qué no se había despertado con el ruidazo de anoche, con tanto viento. Ella me lanzó una mirada de confusión.


—¿Cuál viento Elisa?—me dijo mi madre—Yo no escuché nada.


—Mamá, pero estaba fuertísimo el viento, ¿por qué no lo escuchaste?


—Hija, pues ¿a qué hora fue eso?

—Pasadas las 00:00 horas


—Tú papá y yo nos dormimos temprano.


—Bueno mamá, eso no es tan importante, lo que te quiero platicar es muy serio. Pero tienes que creerme.

—¿Qué pasó? Dime ya—mi mamá ya muy preocupada por mi semblante y el tono de mi voz.


—Mamá, anoche después de escuchar la radio, se escuchó mucho viento, no entiendo por qué no lo escuchaste. Pero vi 'algo' en el pasillo.


—¿A qué te refieres con algo hija?

—No sé como describirlo, era algo muy alto, con ropa negra, con sombrero de charro, era un charro negro.

—Necesitas dormir bien y no desvelarte tanto como acostumbras -me dijo mi madre.

—Pero mamá, créeme, en verdad te digo, que anoche vi algo raro al final del pasillo. No era papá, tampoco era Eddy, ellos no son tan altos ni delgados. Aparte, ese 'algo' traía sombrero. Era algo, muy alto y delgado... te estoy hablando que ya era madrugada.

—Por eso mismo hija, quiero que ya no te desveles, ni te duermas a esas horas. Ni que andes escuchando tanta historia de terror, eso te está afectando, tanto que ahora dices ver cosas raras.

—Pero... — poniendo gestos de fastidio— Está bien, lo haré.




Lo que vi aquella noche me intrigó, también sintí correr el miedo por todo mi cuerpo, como algo que electriza la piel. No sólo yo lo había visto, pero Misi obviamente no podía afirmar mi visión. Misifú era testigo mudo.

La siguiente noche fue cansada, quise dormir temprano, pero sólo pensar en el suceso vivido la noche anterior estuve en vela. ¿Qué era aquello? ¿Era un ser del más allá? ¿Por qué sólo me había ocurrido a mí? ¿Me habría pasado por ser fiel seguidora de La Mano Peluda? ¿Era una broma del destino?.


A las 10 de la noche, ya estaba en mi cama, junto a ella también esta Misi. Escuchaban los relatos de terror; la voz de Juan Ramón Sáenz ya era conocida para ellas, les resultaba familiar.

Para sorpresa mía, un radioescucha había hablado a la estación de radio para narrar una historia de terror, una experiencia sobre un charro negro. A Miguel Ángel Barajas le había pasado lo mismo en Veracruz, cuando el tenía 14 años, en el municipio de Coscomatepec.


A Miguel Ángel se le había aparecido una noche por la sierra, una entidad de dos metros, en un caballo. En el pueblo hablaban del Charro Negro, que era ni más ni menos que el Diablo en persona.



 



Después de lo que ocurrió con la visión del Charro Negro al final del pasillo las cosas en casa siguieron de manera normal. No hubo otra aparición. Alexa sí me creyó, porque sabía que yo no mentiría con una cosa así. Eddy se burlaba de la aparición, creí que era producto de mi imaginación y mis papás no lo tomaron tan en serio.


Una tarde, fui a ver novelas con mi vecina Deyanira, acostumbrábamos a ver la televisión juntas, ya sea en su casa o en la mía. La mamá de Deya, la señora Yola, estaba preparando la comida, y mientras comíamos me preguntó que era ese cuento de la figura fantasmal que yo había visto.


Yo, aún ignorante, no creía en el fondo que se tratara de un fantasma común y corriente. La verdad la energía negativa que emanaba de ese ser era más fuerte, era un poder maligno.


Doña Yola, se puso seria, y dijo que antes que mi familia llegara habitar la casa, su esposo, el señor Félix, había tenido una experiencia paranormal. Una noche, Don Félix se embriagaba en su patio trasero, un patio que estaba lleno de plantas, de flores, y en el fondo un especie de cuartito con láminas donde acostumbrana a prender leña, ya sea para cocinar o para calentarse en invierno. Esa noche, mientras tomaba una de sus tantas cervezas, se asomó a la casa vecina, vio que el patio era grande, más grande que el suyo. Y lo envidió. En el fondo yacía un árbol gigantesco, ¿cuántos años tendría el árbol? No lo sabía, parecía tan viejo y fuerte a la vez. Pero ese árbol gigante no producía fruto alguno. Era un árbol negro, sin hojas, y muy gigante.


Don Félix dio un trago a su cerveza y cuando se bajó del banquito donde había estado parado para observar el patio vecino. Vio que dentro del árbol salía una figura igual de gigante. Una figura negra, sin rostro, pero los ojos eran como llamas. Don Félix gritó, cayó del banquito. Doña Yola salió corriendo del interior y quiso saber que pasaba. Se llevó en rastras a Don Félix, que estaba inconsciente en el suelo; le habló a sus hijos para que la ayudaran a meter a su padre.


Al siguiente día, Don Félix narró lo que había visto. Nadie dijo nada, hubo silencios. Y esa experiencia había quedado en el pasado. Hasta que yo, ese día, conté con detalles, mi experiencia paranormal, con eso, que yo creía era un Charro Negro.


Mi vecina y amiga Deya me dijo que mejor fuéramos a mi casa a ver la televisión, porque sus papás ya estaban 'chocheando'. Pero eso que dijo Doña Yola, sobre el árbol gigante que estaba en el patio de la casa, me dio mucho que pensar. Recuerdo que desde que llegábamos había estado ahí. Que a mi madre no le gustaba, porque tenía un aspecto terrorífico.


Sé que nos mudamos a la casa cuando yo tenía 5 años, Eddy 4, Alexa aún no nacía. Recuerdo también, la noche que mi mamá tuvo los dolores de parto muy fuerte, y una noche se fue con mi papá. Nos dejaron solos a Eddy y a mí, estábamos dormidos, pero yo me desperté porque escuché que cerca de ese árbol gigante alguien gritaba. Pero era una niña, y no sabía distinguir la realidad del sueño. Creí que soñaba. Y Eddy y yo solos en la casa. Pensábamos en mamá, en su dolor, y que pronto llegaría nuestra hermanita. No pensamos en nada más.




★ ★ ★





A mis amiguitas de la primaria, mis siete amigas, dejé de verlas. Pues la escuela se había convertido en un caos. Mi hermano no tenía maestra, llevaban varios meses sin maestra porque sin motivo abandonó la escuela. Sólo le dijo a la directora, que ya no volvería a dar clases. No supimos nunca más de la maestra Rebeca. Además, la escuela estaba de luto, pues era reciente, que un maestro había perdido la vida junto con su esposa y dos hijas. Un trailero se había metido con todo y su unidad, a la casa del maestro Leobardo. Como dormían en el primer cuarto. La muerte fue instántanea. Los cuatro murieron.


Las madres de los alumnos constantemente decían que por la escuela corría la mala suerte. Así que sacaban a sus hijos. Mi madre, no tardó mucho en hacer lo mismo. Decidió sacarnos a Eddy y a mí de la escuela. Yo no dije nada, pues la escuela me producía temor. Había algo raro en ella. Como una especie de mala energía o algo así.


Me despedí de mis amiguitas y también de la maestra Lucila. Y a la semana siguiente, yo ya tenía uniforme nuevo, escuela nueva y compañeros nuevos por conocer. Desde el primer día me miraron con curiosidad. Yo no quería hablar ni simpatizar con nadie. Me estaba volviendo una niña antisocial. Introspectiva y tímida. Dos niñas, Virginia y Edna se acercaron a mí para darme la bienvenida, en el recreo me llevaron a conocer la escuela y me regalaron dulces. Agradecí mucho el gesto y pensé que para ser el primer día no había estado tan mal.


Mi vida fue normal en la escuela, era una niña disciplinada, seguía odiando las Matemáticas, pero mi compañerita Mara me ayudaba a entender mejor. Me convertí en los primeros lugares y eso era para mi mamá un orgullo. Todo pasaba normal.


En una ocasión, invité a unas amigas a mi casa, después de hacer la tarea, quería que diéramos un paseo en bicicleta. Enfrente de la casa, había un enorme campo. El campo donde había encontrado a Misifú. A Virginia y a Cochita le encantaban los gatos, querían mucho a Misi. Cuando paseábamos en bicicleta, nos habíamos alejado un poco; pero, desde el campo se veía mi casa. Virginia encontró una cruz blanca, tropezó con ella. Cuando yo pasé con la bicicleta por ese lugar sentí que alguien me jaló hacia atrás. Conchita se calló. Las tres nos vimos a la cara. Yo sabía la historia del porque estaba esa cruz en ese lugar y les conté.


Una tarde del 27 de diciembre de 1987, Julia había salido de su trabajo con algo de prisa. Pues deseaba llegar a la cita que había programado en una estética para arreglar su cabello y darse una manita de gato. Ya que al siguiente día, su novio Marcos iría a su casa a pedirle matrimonio. Ya todo estaba arreglado para la cena. Pero Julia, quiso asistir a su cita con la estilista. Tomó el camión y camino varias cuadras. Estaba nerviosa. La señora Mary la dejó hermosa. La cara de Julia estaba iluminada, no sólo por su nuevo look, sino por el amor que emanaba de sus poros. Te ves hermosa—le dijo Mary—. Gracias a ti—le dijo sonriente Julia. Se despidieron. Y Julia salió presurosa. Vio que ya había oscurecido, caminó apresuradamente. No se veía un alma en la calle. Estaba muy oscuro, hacía bastante frío, -1 grado bajo cero. La mayoría de las personas ya estaban en sus casas. El reloj marcaba las nueve y cuarto. Los tacones de Julia resonaron. Se dio cuenta que la seguían. Tuvo temor, y siguió caminando. Tres hombres la alcanzaron, uno de ellos le tapó la boca. Nadie escuchó nada. La golpearon, la jalaron de los cabellos, y en un lugar, en donde estaban dos torres eléctricas, en el césped frío, le arrancaron la ropa, la violaron. Seis manos la habían matado. La arrastraron toda la avenida, ya muerta, y sin ropa. Y la dejaron en el campo. Ese campo en el que todos alguna vez habíamos jugado. Ahí la tiraron como muñeca rota. Y se fueron riendo. Lo habían disfrutado. A la mañana siguiente, muy temprano, el señor que surtía los refrescos de Pepsi, había visto un 'maniquí'. El surtidor le dijo a Doña Petra, la mujer más chismosa de la colonia. Que había visto algo que parecía un maniquí. Era un cuerpo de mujer, blanco, blanco, no sabía si del frío que hacía, un cuerpo desnudo, con una ondulante y larga cabellera marrón. Toda la colonia se despertó con el rumor. Era una escena de horrir. Por la avenida se veía la ropa esparcida, un tacón por alcá y por allá, la bolsa de mano también estaba en medio de la calle. Y todos temieron. Mi madre se espantó. Le hablaron a la policía y cuestionaron a todos los vecinos. Mi madre les dijo a los policías que ella no había visto nada, que estaba con la bebé y que no había salido en toda la noche, pues mi padre andaba de turno de noche. Todos dijeron que no habían escuchado nada. Un par de horas, Mary, la estilista se enteró y lloró desconsoladamente. Buscaban a los familiares de la mujer muerta y tirada en el campo. La madre de la difunta llegó y cayó en crisis de historia, pero sí, ella era su hija, la que nunca llegó a la casa. Su cuerpo desnudo yacía en el campo”.


Y esa es la historia, les dije a Vicki y a Conchita. La historia que me contó Doña Petra, Doña Yola y mi madre. Una historia que yo sabía y que me desgarraba el corazón. Muchas veces miraba a través de la ventana de mi cuarto, hacia el campo y sentía escalofrío. Más nunca tuve miedo. Hasta ese día claro.


Regresamos a la casa, mi madre nos dio de comer; platicamos, vimos un rato la televisión y jugamos con Misi. Hasta que era hora de despedir a mis amigas. Yo notaba a Virginia raro, su cara era de miedo. Le pregunté que si le había dado miedo la historia que le había contado. Y comenzó a llorar. Yo no entendía porque Vicki lloraba. Yo sé que la historia puede conmover a cualquiera, pero me pareció exagerada su actitud. Hasta que me dijo que cuando estábamos en el campo, y yo contaba la historia. En la ventana de mi cuarto, estaba parada una mujer, con una cabellera larga y abundante, ondulada y de color marrón. Con piel blanca, blanca como la nieve, pálida y triste nos veía desde mi cuarto.


Vicki seguía llorando y temblando de miedo. Mi mamá quiso tranquilizarla, tuvimos que hablarle a la mamá de ella para que viniera. Virginia había caído en una especia de histeria. Y el temor se reflejaba en su rostro.


Yo no vi nada, creí que Vicki se había asustado tanto y que se había sugestionado. Pero después de eso, varias amigas me decían ver una mujer pálida asomándose por mi ventana, que es el cuarto que da a la calle y al campo donde Julia fue dejada. No, en ese entonces nunca la vi, pero sentía una presencia femenina y un olor a gardenias. Aroma que Mary le había dicho a mi madre, que Julia usaba.

 
Después de lo sucedido con Vicki ya no quiso regresar más a mi casa, si nos dejaban alguna tarea o el simple hecho de juntarnos para pasar la tarde, lo hacíamos en casa de Conchita. No se lo tomé a mal, respeté su decisión. Para mí era agradable salir de casa y caminar hacia casa de Virginia.


No volvimos hablar del tema, si Julia o no se había parecido en mi habitación era algo que no me preocupaba, pues no sentía energía negativa. Además en ese entonces no la vi, sólo percibía algo, más en mi niñez no vi ese fantasma que se asomaba por la ventana de mi cuarto, del que algunas compañeritas me habían comentado.


La duda era el por qué en mi habitación, y porque en mi casa, si la habían asesinado enfrente del campo de mi casa, pero no quise hacer averiguaciones ni pensar más en ello.





★ ★ ★







Todo transcurría normal en ese verano, en el que yo tenía doce años. Hasta que un domingo en la mañana me desperté con una rara sensación. Como de vacío, un vacío que emanaba de mi ser. Y una especie de infelicidad, de amargura.


Las sensaciones producidas yo las relacionaba con el crecimiento, tanto físico como emocional. El entrar a la adolescencia. La búsqueda del ser, de saber lo que uno es y quiere ser. Siempre creí que mi cuerpo era el de una adolescente, pero mi mente era el de una vieja. Creí que ya había vivido muchas vidas y por eso en ocasiones tenía recuerdos de casas, de gente, de sensaciones que obviamente no había vivido pero que siempre me arrastraban a vidas pasadas.


Y me volví introspectiva, huraña, misántropa. No quería relacionarme demasiado, era muy selectiva en mis amistades. Y me encerraba horas en mi cuarto a leer y escuchar música. Y tuve cambios en mi cuerpo, en mi forma de vestir y hasta de sentir. Casi todo me parecía estúpido.

También me pareció estúpido que mi vecina Deya me invitara a pedir dulces en el día de Halloween. Le dije que ya no estaba para esos trotes.


—Vamos Eli, acompañanos, no seas amargada. Sólo acompañanos para que te despejes un poco.

—Ash no Deya, la verdad es que no es lo mío.

—¿No es lo tuyo?—me refirió. —Pero sí tu eres una chica dark. —¿No te encanta vestir de negro?

—¿Y eso que tiene que ver?—le señalé.


—Pues el Halloween también es para chicas dark.

—Bueno, está bien, pero sólo un rato que tengo pendiente hacer tarea.




Y Deya me convenció. Total, yo no iba hacer el ridículo. Sólo acompañaría a los vecinos, a Eddy y Alexa que también se había unido. Yo era una acompañante más.

Mi mamá a regañadientes nos dejó ir, pues no le parecía eso del Halloween, ya que ella había crecido en familia cristiana. Y para los cristianos, el celebrar Día de Brujas es cosa del diablo.

Sí bien recuerdo, cuando mis hermanos y yo éramos más chicos, asistíamos a la iglesia, pero después nos fuimos alejando. Mi madre comenzó a tener problemas con mi abuela. Y un día, sin decir más, dejámos de ir a la iglesia. Mis hermanos y yo no teníamos religión. Sin embargo, yo leía la Biblia con frecuencia y tenía temor de Dios.

Alexa llevaba en mano una calabaza que mi papá le había comprado para echar dulces. Alexa quiso prestarle la calabaza de Eddy a Yudi, una vecina. Pero a mi hermanita le dio pereza subir a la segunda planta, y mandó a Yudi. Le señaló donde quedaba el cuarto de Eddy, era el último cuarto, al final del pasillo. Tengo que decir, que el cuarto de Eddy, era el típico cuarto de niño adolescente con manías, con colecciones de autos, de posters, de videojuegos, de superhéroes, de peluches, en fin, de un montón de cosas que sólo él coleccionaba.


Yudi caminó a lo largo del pasillo, nosotros la esperábamos afuera. Mi madre estaba también afuera platicando con la señora Yola, la vecina, la mamá de Yudi y Deya.


Sólo esperábamos a Yudi, a que trajera la calabaza para que echara sus dulces. Cuando escuchamos un grito, nos miramos, y mi mamá y Deya corrieron escaleras arriba. Cuando vieron a Yudi en el suelo, desmayada.


Sin saber el por qué. La reanimaron con torundas de alcohol. No sabíamos lo que había sucedido. Pero nadie salió esa noche a pedir dulces. A Yudi la llevaron a su casa, y le hablaron a un doctor. Aparentemente era un desmayo, todos sabíamos que Yudi, era flaquita, que no comía bien, que se mal alimentaba, atribuimos su desmayo quizá a alguna anemia mal atendida. Pero no fue así.

Mucho tiempo pasó para que Yudi confesara la verdad a su madre, sobre lo que había pasado esa noche, en el cuarto de Eddy. Después de lo ocurrido había caído enferma. Se le vino un debilitamiento físico, la alimentaban a la fuerza, porque ella no quería tomar alimento. Y desde ese día sufrió de convulsiones.


Nadie comentó nada, del acontecimiento de Yudi en la noche de brujas. Pero años después. Mi madre y yo sentadas en la cocina. En ese lugar en el que muchas veces platicamos, y que casi susurrábamos porque sentíamos que las paredes oían. Me confesó que Doña Yola, le había dicho muy preocupada, que Yudi le había referido el acontecimiento.

Alexa le había dicho que fuera al cuarto de Eddy por la calabaza, para que ahí echara los dulces que pedirían en la colonia. Yudi era un año menor que yo, pero era muy amiga de mi hermana, a pesar de la diferencia de edad. Ella dos se llevaban muy bien. Yudi y yo nunca nos entendimos, quizá porque ella era muy infantil. Yo nunca le pregunté sobre lo ocurrido aquella noche. Sólo sabía que desde ese día tenía convulsiones y que tomaba medicamento para evitar recaídas como la que había tenido esa noche.


Pero en una ocasión Yudi quería decírselo a su madre, ya habían pasado años, pero creyó necesario decirlo y prevenirnos a nosotros, sus vecinos. Esa noche, cuando Yudi abrió el cuarto de Eddy no supo donde se encontraba el interruptor. En el cuarto sólo se podía divisar una tenue luz de luna que entraba por una de las ventanas, en ese momento se sintió un viento fuerte y helado. Mi hermano tenía puesto en el sillón un disfraz de diablito, que había utilizado para una obra de teatro en su escuela, había llegado y lo había aventado en el sillón. Pero sopló el viento y en esa noche oscura, el disfraz tomó vida. Algo se había alzado dentro de esa vestimenta roja. La capa comenzaba a moverse al compás de ese viento extraño. Y un trinche comenzó a volar por la habitación. Unos cuernos habrían cobrado vida. Y un ser demoniaco estaba enfrente de Yudi, asustándola para toda su vida.




 
 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario